Coaching a la autoridad personal

Cuando el trabajo es un placer, la vida es una alegría

Cuando el trabajo es un deber, la vida es esclavitud

Máximo Gorky

En el post pasado revisamos como la autoridad personal puede afectar nuestros roles en el trabajo… al legitimar o deslegitimar nuestra autoridad organizacional… y espero se entienda que este mismo ejercicio se puede hacer en casa o en otras esferas de la vida simplemente al preguntarnos, por ejemplo, si nos sentimos autorizados como padres, hermano, pareja o amigo.

¿Me puedo expresar abiertamente con mi señora?

¿Me siento cómodo al ponerle límites a mis hijos?

¿Me gusta el lugar que ocupo entre mis hermanos o amigos?

¿Me siento querido y aceptado por mis padres?

Bueno… si han pasado rápido por todas estas preguntas… hagan el ejercicio de ponerse en el lugar de los otros (segunda posición perceptual) y preguntarse cuán autorizados se sienten ellos respecto a ustedes.

¿Crees que tu pareja se siente libre de expresar contigo lo que quiera?

¿Tus hijos aceptan tu autoridad sin perder la propia?

¿Cómo crees que se sienten tus hermanos y amigos en tu presencia?

¿Tus padres se sienten autorizados para expresarte lo que sienten?

img-20150422-wa0003

Como ven, al igual que en el coaching ejecutivo, el tema de la autoridad está en el corazón de nuestro quehacer como coach personal y muchas veces hay que ver las cosas desde fuera (tercera posición perceptual) para captar elementos que hasta ese entonces… no veíamos…

Sentir que uno tiene el derecho a existir y a expresar su verdadero self no siempre es una tarea sencilla, pues convengamos que a veces es más fácil manejarse con un falso self para lidiar con las expectativas propias y ajenas.

Y hay, como sospecharan, mil formas de engañarse a uno mismo.

La más clásica y exitosa es abocarse a “lo debido”, a lo socialmente esperado o a las supuestas responsabilidades y compromisos de algunos roles… de una manera exagerada…

Así, los devotos de la familia y del trabajo tienen casi siempre las mejores razones para no dar tiempo ni espacio a la expresión de lo que verdaderamente les gustaría hacer… pues siempre hay otras prioridades.

Y es por eso, que para sorpresa de muchos, un proceso de coaching puede ser una inesperada posibilidad para conectarse con ese alicaído verdadero self… al que un extraño le presta oído.

Seguramente hay buenas teorías para explicar este fenómeno, pero la experiencia me demuestra una y otra vez que es mucho más fácil que nuestro verdadero self se conecte con un desconocido… que con un conocido…

¿Será más fácil abrirse con alguien que no comparte mi historia?

img-20150303-wa0006

Con esto no quiero decir que necesariamente sea así o que siempre sea así; hay afortunadas y afortunados que pueden expresarse con libertad, pero son muchos los que no se sienten autorizados para decirle a la pareja, por ejemplo, que hace tiempo están cansados del estilo de vida que llevan y que quieren una profunda re ingeniería.

Estas conversaciones, que algunos llaman valientes o cruciales, requieren, antes de hacerlas públicas, un entrenamiento privado y es aquí donde los coach ayudamos a nuestros clientes a dialogar entre sus partes.

En el mundo psicoanalítico este diálogo se puede dar entre el verdadero y el faso self… o como vimos en el post pasado… entre la autoridad organizacional y la personal… y en la Programación Neuro-Lingüística podríamos  entablar una conversaciones entre polaridades.

Una parte quiere el cambio… y la otra seguramente prefiere seguir quejándose… para mantenerse en el lugar… por lo que es bueno anticiparse y pensar que tanto el cliente como el coach pueden entenderse mejor con una de las dos voces… razón por la cual es crucial escuchar ambas versiones, rescatar la intención positiva de cada una… y sus preocupaciones…

¿Cuántos empresarios no sueñan con abandonar sus responsabilidades e irse a cultivar un campo y a llevar una vida sin tantas preocupaciones?

¿A cuántas ejecutivas les gustaría tener más tiempo y mejores oportunidades para su desarrollo profesional en vez de estar tan abocadas a temas famliares… o vice-versa?

¿Cuántos abogados no sueñan con abrir un negocio familiar para hacer algo que verdaderamente les gusta junto a los suyos?

¿A cuántos les gustaría dejar atrás ese trabajo monótono y empezar a escribir, pintar o tocar música?

Podría dar un largo etc., pero supongo se entiende la idea… y aquí la clave está en conectarse con el verdadero self (tarea no menor!) y en darse cuenta cuán autorizados nos sentimos para hacer… lo que queremos hacer…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s