Coaching Líderes Esquizoides

La realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente

Albert Einstein

Ahora es el turno de los líderes esquizoides… esos jefes que no se involucran mucho en las tareas ni se comprometen en las relaciones… no porque estén haciendo mil cosas o vayan de una actividad a otra (como los líderes dramáticos), sino porque suelen estar encerrados en su mundo…de puertas cerradas…

Para sus subordinados, pares y para aquellos que recién llegan a las empresas, estos líderes pueden parecer distantes… a veces… inalcanzables… pues aunque estén físicamente en sus sillas detrás de su escritorio… sus mentes y sus corazones no… como si la ausencia de mensaje transmitiera que ellos no vibran con las mismas cosas que vibran los demás…

¿Cómo llegaron o permanecen acá?

hair

Debajo de este enigmático comportamiento hay un sistema de creencias que gira alrededor de la idea de que este mundo no me ofrece ninguna satisfacción. 

Están básicamente decepcionados de su trabajo, de las personas… y viven en un mundo paralelo de fantasías y relaciones intrapsíquicas…

Si bien estos sujetos pueden encontrarse y desenvolverse en medios artísticos, científicos y en circuitos místicos con aparente normalidad, la realidad es que son casos excepcionales y transitorios en el mundo empresarial.

En general… si te encuentras con un líder esquizoide en tu empresa… algo les pasó… y   solo los de arriba manejan la información…

daydreams

Ahora, pese a que no tienen una fuerte orientación a las relaciones ni a las tareas, son lo suficientemente astutos para hacer lo justo y necesario, en el momento oportuno, para no ser desvinculados.

Saben como funciona el mundo… otra cosa es que se quieran involucrar… o volver a participar…

Y es que lo más probable es que el secreto de la cúpula sean las razones por las cuales este sujeto cambió… pues generalmente estos líderes desarrollaron una carrera normal hasta que algún suceso… literalmente… los desconectó… seguramente algo feo pasó y estos sujetos, en vez de tomar las armas contra aquellos que los traicionaron, frustraron o ignoraron, decidieron abandonarse a sus pensamientos… en el mismo lugar…

¿A dónde más podría irme?

CARA.gif

¿A otro mundo?

Desde aquí, estos líderes se entregan a un juego conocido… pues probablemente el trauma empresarial vivido no hizo más que despertar las creencias de tipo esquizoide… que desde niños… se construyen a partir de la sospecha de que la felicidad, el amor y la realización… están en otra parte…

Ya adultos y traicionados, cuentan con la posibilidad y el permiso de entregarse de lleno a sus ocultas pasiones… tanto tiempo dormidas… que pueden ser tan variopintas como la jardinería, la filosofía, la música, el andinismo o las búsquedas espirituales.

Por distintas y distantes que estén estas galaxias, comparten dos cosas.

La primera es que generalmente estas nubes paradisíacas no guardan ninguna relación con su oficio u ocupación.

Y la segunda es que suelen ser de carácter solitario.

Man Wearing an Isolation Mask

Si uno logra traspasar sus evasivas defensas, se encontrará con sujetos cuya agenda paralela es mucho más importante que su trabajo por lo que entre sus colaboradores reinará el aislamiento emocional.

En chileno… estos líderes no pescan a sus equipos y serán maestros en el arte de frustrar las necesidades de dependencia de los demás y no será raro escuchar la queja o lamento de que “es como si no existiéramos”.

Los subordinados que requieran mayor atención (dramáticos) y control (obsesivos) sufrirán, pero los más astutos (generalmente paranoicos) sabrán sacarle partido a esta “dependencia fallida”, pues una de las consecuencias del estilo esquizoide es que permite a los de más abajo participar en la formulación de la estrategia e incorporar diversos puntos de vista.

Sí… estos líderes dejan importantes vacíos de poder… arena propicia para luchas y rencillas por el control… donde el más fuerte podrá influir y finalmente… tomar las decisiones que el líder esquizoide no quiere tomar.

vh.jpg

Este abandono de su liderazgo… y de sus responsabilidades… le da la suficiente libertad para comprometerse… con otros mundos… esas galaxias intra-psíquicas donde sí hay vida, seguridad y esperanza.

La negociación como estrategia

Tal como se podrán imaginar, estos líderes, para evitar relacionarse y comprometerse más de la cuenta con asuntos que desborden sus propios intereses, dejan en las manos de los otros las decisiones… y dejarán que la mayoría de los temas estratégicos sean decididos por sus equipos a través de ásperas negociaciones políticas.

Aquí los caudillos más fuertes y paranoicos saldrán ganando, pues se manejan con habilidad en climas de profunda desconfianza, mientras los más obsesivos sufrirán por el desorden imperante.

Por eso, no es de sorprenderse que cuando el servicio de un coach es solicitado para este tipo de situaciones, generalmente uno se encuentra con un líder impertérrito y un equipo de individuos profundamente divididos.

Hay un bando de “frustrados” y otro de “oportunistas”.

Leader-managing-workplace-conflicts

Estos líderes usualmente sospechan que el coach no solo les va a quitar tiempo, sino que los van a poner en aprietos que acaban mal, por lo que, de participar, lo harán con una profunda desconfianza y no es de extrañar que sugiera que antes de partir… trabaje con su equipo… pues ellos sí que requieren coaching…

La segunda línea

Aunque no lo crean… es altamente probable que este astuto líder salga ganando y que algún hilo mueva en el Olimpo para que el coaching sea dirigido a su equipo y el quede fuera… posición que le acomoda y desde donde tomará con mediano interés lo que pasa con esos sujetos que conforman ese algo… a veces llamado grupo… otras… equipo…

Y así, pese a las expectativas iniciales de coachear al líder, entraremos a equipos donde el clima de desconfianza se huele en el aire.

Habrán, como es de esperar, sujetos que llenarán el vacío de su líder con su propio entusiasmo, ávidos delfines que despertarán el malestar de varios colegas.

De un segundo a otro una banal conversación puede transformarse en un campo de batalla político; “los favoritos” defenderán a su indeciso líder -para promover sus proyectos preferidos y construir sus pequeños imperios- mientras los abandonados aprovecharán estas instancias para hacer catarsis, pues han comprobado que bajo el liderazgo esquizoide la única vía de desarrollo profesional pasa por el nivel de cercanía e influencia que se tenga respecto al jefe máximo.

¡Estamos perdidos!

Eurozine-Internet-democracy.jpg

Luchas de poder

Los miembros del equipo -liderado por estos seres de otro mundo- que están ajenos a las luchas de poder, viven con la sensación de que la empresa va sin rumbo fijo, a la deriva, realizando cambios incrementales en un área y revocándolos en otro.

Las innovaciones e iniciativas de un grupo serán a menudo neutralizadas o severamente debilitadas por las de otro grupo políticamente opuesto, por lo que solo se podrá avanzar en pequeños cambios fragmentarios… cosa que a estos líderes les gusta… pues son bastante conservadores respecto a cualquier cambio que los involucre o comprometa.

No es casual que los más innovadores describan vivir con una sensación de inercia, pues para sus jefes siempre hay más buenas razones para no meterse en un proyecto… que para hacerlo… por lo que el status quo termina ganando…

Pese a lo anterior, esta dispersión es un terreno fértil para los oportunistas y aquellos expertos en dar satisfacción a las inseguridades del líder, pues saben que este les dará el visto bueno a prometedoras iniciativas que lo mantengan a él apartado y que no pongan en riesgo su posición.

En definitiva, los que saben manejar a estos líderes lo harán no involucrándolos en nada desagradable (relaciones) o peligroso (decisiones comprometedoras), y así, gracias a sus promesas de tranquilidad, estos príncipes formarán sus feudos independientes con la venia de su ausente rey.

silicon-valley-s3-ep5-thechair

¿Qué hacemos aquí?

Parece increíble que un esquizoide -con estas características- llegue a liderar un equipo o área de una organización… pero lo cierto… es que estos sujetos de tanto en tanto ven lo que los demás no ven y suelen contar con una historia donde no siempre fueron así, pues seguramente alguien los defraudó, traicionó… o tal vez fueron asolados por tragedias personales… crisis existenciales… de sentido…

Al igual que los líderes paranoides… aparentemente algo se gatilló… solo que a diferencia de estos, los esquizoides se fueron hacia dentro.

En sus ensoñaciones pueden estar lejos… muy lejos… del corazón del negocio y de las personas… pero si cuentan con un buen capital humano… pueden formar -de manera indirecta- a extraordinarios políticos o ejecutivos de segunda línea.

Ahora, si como coach logramos llegar a este líder, nuestra primera misión debiera ser aproximarlos a la realidad… a lo que está pasando al otro lado de su oficina… informarle sobre lo que está pasando con el equipo y las personas.

3.jpg

Sutilmente hay que mostrarle que su estilo de liderazgo genera un extraordinario laboratorio para aprender a gestionar las más intensas emociones… pero que hay varios miembros valiosos de su equipo que no están preparados para la descontención total… lo necesitan…

Tras una breve descripción de la realidad es clave no culpar ni responsabilizar a estos líderes, sino más bien explorar su sistema de creencias, su forma de ver el mundo y sus fantasías paralelas, para ver, si conversando, logramos unir… integrar… estas realidades…

Contrariamente a lo que pueda pensarse, este ejercicio, en la tranquilidad de su oficina, es de gran ayuda para estos líderes, pues sin las amenazas y demandas emocionales, disfrutan explorando y analizando un mundo… que hasta ese entonces… no le había despertado gran interés.

Al ver los puntos en común o las coincidencias entre los mundos aislados que transita, estos líderes empiezan a entender que algo bueno hay en todo esto… pues no por nada… pese a todo… decidieron permanecer en estas organizaciones…

Sí, habitualmente detrás del cinismo distante, hay un dolor muy profundo, una decepción muy honda… frustración que gestionaron yéndose para dentro… pues por alguna extraña razón… decidieron que donde fueran… las personas los iban a decepcionar… por lo que es mejor quedarse con las personas que ya no lo pueden volver a hacer…

No quieren más decepciones… no se quieren volver a enamorar… o entusiasmar… pues no quieren volver a pasar por el desamor y el des-entusiasmo… pues internamente sospechan que no lo tolerarían…

Así… se quedan… pero se apartan… y este distanciamiento emocional de la realidad… paradojalmente… puede ser muy útil a nivel directivo… pues aparte de contar con la experiencia… son capaces de ver el presente y el futuro con desapego.

Y una vez que llegamos ahí, al punto que detonó sus virus mentales, podremos acompañar a un sujeto que puede enriquecer a las personas y a la organización con insospechados mapas de sus vidas paralelas, pues como diría Nietzsche…“Las épocas de mayor esplendor de nuestra vida son aquellas en las cuales reunimos el valor suficiente para declarar que lo malo que hay en nosotros es lo mejor de nosotros mismos”

1

Wellcome home

Advertisements

2 thoughts on “Coaching Líderes Esquizoides

  1. Pingback: Coaching Líderes y Equipos Esquizoides | Manual para Desorientados Blog

  2. Pingback: Coaching Líderes Esquizoides | Manual para Desorientados Blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s