Coaching Líderes Depresivos

Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad.

Jean Paul Sartre

Es el turno del estilo de liderazgo depresivo.

Ya en posts pasados vimos los estilos paranoide, esquizoide, dramático y obsesivo… su efecto en las organizaciones y los desafíos para los coach.

Así, concluyo esta revisión de los estilos de liderazgo que identifica Manfred Kets de Vries en la Organización Neurótica, pero en próximos posts ahondaremos en los estilos narcisistas.

Entonces, por ahora, nos centraremos en líderes que se caracterizan por la culpa, la falta de valor, los autorreproches, y las constantes insuficiencias.

¿hay jefes así?

NEURA

Evidentemente no son los más comunes y si los hay en el medio empresarial son, generalmente líderes depresivos reactivos o temporales; “se vuelven así” o “terminaron así”, después de un largo período de estancamiento.

En medios académicos… pueden ser extraordinarios profesores, investigadores, analistas… y es posible que en grandes empresas u organizaciones del Estado destaquen tanto por sus labores administrativas… como por su marcado desánimo…

Si bien por fuera pueden parecer líderes reflexivos, sofisticados, con un riquísimo mundo interno… por dentro… nos podemos encontrar con el desamparo y la desesperanza, pues el sistema de creencias que alimentan de forma viral sostiene que es inútil intentar cambiar el curso de mi vida.

No hay vuelta…las cosas son así… a esta altura… no se puede cambiar.

Ahora, si volvemos a la superficie y enfocamos la cara amable de estos líderes reflexivos, veremos que estos sujetos son altamente efectivos en los procesos internos de sus organizaciones, pues suelen desarrollar fuertes habilidades analíticas y son capaces de largos períodos de concentración y reflexión.

El problema de este estilo de liderazgo es que en momentos de crisis -personal u organizacional prolongada- tienden a caer en el pesimismo y a inhibir la acción.

Todo mal

makeup

La tensión mantenida puede tornarlos indecisos, aunque a esa altura es probable que sus pares y sus equipos ya hayan concluido que estos sujetos… habitualmente descritos como inteligentes, apáticos e inactivos… pueden vivir pensando qué hacer… y no hacer nada…

De no mediar cambios, las áreas, equipos y organizaciones lideradas por estos filósofos del management, pueden tornarse lentas, dubitativas y anacrónicas…

Estamos en proceso de estancamiento: no molestar

stress

La Organización Depresiva

Las organizaciones depresivas -de acuerdo a Manfred Kets de Vries- se caracterizan por la inactividad, la falta de confianza, el extremo conservadurismo y la insularidad fomentada burocráticamente.

Son empresas que sobreviven con una débil posición competitiva gracias a que están confinadas en mercados moribundos y entornos estables.

Organizaciones bien establecidas, pero carentes de propósito, ya que no exigen una iniciativa especial…

Ya casi todo funciona en piloto automático… tienen clientes cautivos… y un mercado maduro… entornos negociados, llenos de acuerdos sectoriales, connivencias y prácticas sectoriales restrictivas.

Pero no todo es malo… para todos… pues como señala de Vries, estas organizaciones son ideales para aquellas personas que buscan la máxima estabilidad, pues la ausencia de una competencia seria hacen que las tareas administrativas sean fáciles.

Además, como habitualmente se relacionan con un único mercado precisamente definido, la relación con el mundo externo puede mantenerse bajo control, sin alterar los procesos internos que, a esta altura, ya son una suerte de ritos sin significado.

entre

La orientación es muy burocrática. La tecnología -bastante automatizada- está en función de los mismos procedimientos administrativos… los mismos… desde hace décadas.

Pero bueno… no seamos pesimistas y no caigamos en la trampa de estos líderes, pues lo bueno de trabajar en estas organizaciones es que casi se dirigen solas; funcionan como una máquina.

Además, aunque la organización es jerárquica -en tanto que la autoridad formal está centralizada y basada en la posición más que en la capacidad-, la cuestión del poder en el interior de la organización no es muy dominante, pues la empresa no está dirigida por un líder auténtico.

¡¡¿Cómo?!!

enjoy-the-silence-eric-whitcare-1038x538

Bueno… habitualmente estas empresas son controladas y la coordinadas mediante programas y políticas formalizadas y no por iniciativas de la dirección… así que al igual que las empresas esquizoides, estas organizaciones se caracterizan por el vacío del liderazgo.

Pero… ¿quien manda?

¿Es el gobierno? ¿Una causa? ¿El estado? ¿Un mecenas? ¿La Nasa?

Da igual, pues más allá de lo que se piense o se haga, lo que transmiten estas empresas es que sus ejecutivos van a la deriva, sin objetivo ni dirección… flotando a lo largo de un río de rituales.

Los líderes… ya sean altos directores  o gerentes… se han convertido en cuidadores y actúan simplemente como meros funcionarios, trabajando a niveles de rendimiento bajo y manteniendo el status quo.

La entrada del coaching

Nuevamente, al igual que en las organizaciones esquizoides, el vacío de poder en la cima de estas organizaciones induce a que a los ejecutivos de segundo nivel se dediquen a la política… aunque raramente se tomen decisiones de importancia… y en estas condiciones… es posible que busquen el milagro… en el coaching.

Así, estos desesperanzados sobrevivientes relatarán que nadan en un medio que solo mira hacia dentro… sus líderes no se estresan en buscar amenazas y oportunidades en los mercados, sino en analizar las debilidades…

La falta de objetivo, la inexistencia de propósito y la apatía construyen una visión general pesimista que desarrolla una serie de habilidades altamente sofisticadas para resolver detalles menores y hacer de las cuestiones operativas el centro… de todo.

En este entorno, donde se valora la estabilidad, la seguridad y el control interno, las conductas y creencias de un coach pueden encontrarse con fuertes resistencias y una marcada inhibición de toda acción…

Aquí… no va a funcionar

ska

Sí queridos coach… en estas empresas uno se conecta con profundos sentimientos de impotencia e incapacidad… y nosotros… no estamos inmunes… y puede que después de una temporada… sintamos que nuestros esfuerzos… no sirvieron para nada… o peor aún… puede que terminamos creyendo… que este es el fin de nustra carrera… como coach…

Y es que pese al malestar descrito, se encontrarán con clientes que pese a las ganas de cambiar, sobrevaloran las garantías y la estabilidad que han alcanzado en este particular entorno… donde la cultura depresiva los ha abrigado.

Es más… si hay que vivir… mejor asegurarse un puesto acá… y desarrollar una actividad paralela en otro entorno…  ya sea un negocio que no peligre la posición actual, un emprendimiento ajeno al giro, una vida académica sosegada…o una inconfesable vida secreta…

Y si crees que lo mejor para tu cliente es dar un paso al costado… muérdete la lengua para evitarte mayores problemas… pues si esperas un poco… no solo verás que tiene un complejo sistema de creencias que una y otra vez lo llevan a quedarse… sino que pese a la desesperanza que te han contagiado… quieren seguir trabajando contigo.

Sí, pese a la sensación de que tu trabajo no ha cambiado nada, estos clientes… formales… metódicos y cumplidores… querrán que te quedes para gestionar el status quo… status que probablemente durará hasta que sientas que marcas el paso y que tus intervenciones son más… de lo mismo…

No solo no logras cambios ni resultados… sino que pese a todo, mantienen el contrato vigente y al final… tu cliente… con una sonrisa reflexiva… y algo melancólica… te dirá… probablemente más con la mirada que con las palabras… ves… no hay nada que hacer…

Si colegas, son empresas casi inmutables… y sufrirás cada vez que te acerques a algo… creyendo… que esta vez… sí que se va a producir el gran cambio.

No querido coach… aquí… las cosas son así… y me encantaría que la próxima sesión siguiéramos analizando cuáles son las reales posibilidades de que sin hacer nada… pase algo…

moti

Advertisements

One thought on “Coaching Líderes Depresivos

  1. Pingback: Coaching Líderes Depresivos | Manual para Desorientados Blog

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s