Misión Imposible I: Coaching a Líderes Narcisos

Cuando alguien aprende a quererse a sí mismo no puede seguir queriendo al verdugo

Alice Miller

En posts anteriores abordamos los distintos estilos de Liderazgo que Manfred Kets de Vries y Danny Miller analizaron en la Organización Neurótica.

Ahora es el turno de los afamados narcisos y para ello seguiremos la ruta de estos autores y revisaremos “Narcissim and Leadership: An object relations perspective in Human Relations”.

De este artículo la idea clave es que el sistema de creencias de los narcisos -pese a la complejidad y a las distintas formas que adopta- se sostiene sobre la base de un secreto inconfesable:

“Yo quiero ser una celebridad”

img-20140819-wa0014

Décadas atrás, cuando estos autores escribieron este artículo, querer ser una celebridad… era un inconfesable deseo humano… cuyo peor pecado… era declararlo… pero hace ya rato que estamos plagados de programas de televisión y plataformas virtuales donde es socialmente deseable transformarse en una estrella.

Ya sea por sus opiniones… talentos artísticos, dotes culinarias o hazañas de dudosa ética o relevancia… muchos quieren triunfar fácilmente… y para ello están dispuestos a (casi) todo.

Llega a ser tierno pensar que para estos analistas ochenteros era “menos deshonorable cometer un crimen, que anunciar nuestras debilidades”, pues en sus mapas mentales confesar deseos de gloria despertaba fuertes sentimientos de soledad e inseguridad, “un sentimiento que evoca la fortuna y la desgracia con igual intensidad”.

Así, a diferencia de lo que pasa hoy en día, el deseo “de ser alguien” carcomía en silencio a los narcisos del pasado, pues había que dominar ese sentimiento y esos feroces deseos de popularidad y fama.

becoming_insta-famous-670x472

* * *

Líderes Narcisos

Si nos salimos de los reality shows, instagram y de la prensa amarilla para adentrarnos en el mundo organizacional, veremos que en estas estructuras el virus mental del narcisismo ha hecho de las suyas.

Escuchemos a Mandred y Danny:

“El narcisismo es la fuerza motriz detrás del deseo para obtener una posición de liderazgo. Quizá los individuos distinguidos con fuerte personalidad narcisista, estén más dispuestos a comprometerse en arduos procesos para ganar una posición de poder”.

Guste o disguste, hay mucho de cierto en todo esto… y que se haya naturalizado… no indica lo contrario.

En la farándula empresarial… todos quieren ser líderes…

trump

Dicho lo anterior… es importante señalar… para no ofender a todos… que hay narcisos y narcisos… y es por ello que estos analistas los clasificaron en tres tipos:

  • los reactivos,
  • los de personalidad engañosa y
  • los constructivos.

En este post nos centraremos en los reactivos… que vendrían a ser algo así como los malos de la película… y dejaremos para futuros escritos a los feos… y a los buenos.

* * *

El malo: líder narcisista reactivo

Cuando era joven, admiraba a las personas inteligentes.

Ahora que soy viejo, admiro a las personas buenas

A.J.Heschel

Uno de los aspectos más destacados de los líderes narcisistas es que son capaces de comandar proyectos espectaculares. Sí, son una suerte de kamikazes que no miden el costo a la fama y que no dudarán en tomar riesgos sin consultar a nadie… si ese es el camino más rápido para destacar.

Tampoco dudarán en arruinar a sus oponentes (y a cualquiera de su equipo que se le oponga), usando víctimas y jamás admitiendo una derrota, por lo que en cualquier contienda es un rival a temer… pues por ganar… son capaces de hacer lo que tal vez ningún otro estilo se atreva.

Los lideres narcisos son audaces y despiadados, por lo que pueden generar admiración, miedo y rechazo en su entorno, y aún así, o mejor dicho, por ser así, serán, en determinadas circunstancias,  elegidos como la mejor carta para liderar la contienda.

kevin

Para entenderlos desde una mirada intra-psíquica, recurrimos a Kohut, uno de los grandes estudiosos del narcisismo, quien describe a estos sujetos lisa y llanamente como mesiánicos y carismáticos.

El sistema de creencias de estos líderes, con el apoyo de la evidencia y contra toda evidencia, gira en torno a la idea de que “yo soy perfecto y tú admírame” . Este extraordinario edificio mental les permite salir -contra todo pronóstico- con un “Yo” grandioso y una imagen idealizada sobre su omnipotencia que los prepara para cualquier campaña.

La ilusión de ser “únicos y perfectos” afecta sus relaciones con la realidad, con ellos mismos y con los otros, pues cualquier discrepancia generará ansiedad y malestar, pues estos sujetos constantemente esperan que el mundo externo les confirme lo espectaculares que son… y no lo contrario.

Hay que pensar que este tipo de narcisismo tiene dañada la capacidad de distinguir entre la imagen que ellos tienen de sí mismos y la que ven los demás y que esta inhabilidad (juicio de la realidad alterado) tiende a distorsionar los eventos externos para manejar la ansiedad y prevenir un sentido de menoscabo o frustración.

zlatan-2019407

Los narcisos, frente a cualquier insinuación de error, falla o crítica, saltarán para defenderse, atacar y contra-atacar, cayendo a ojos de los otros, en delirantes mentiras y en exageradas reacciones que no guardan ninguna relación con el estímulo o su intensidad. Así, no debe sorprendernos que un genial futbolista, como Zlatan Ibrahimovic, declarara que la Copa del Mundo no sería nada sin él.

La clave, para entender el particular comportamiento y las insólitas declaraciones de estas personas frente a la evidencia, es que para protegerse de la crítica, idealizarán sus virtudes y aportes y devaluarán –de manera penetrante- a sus críticos y sus observaciones.

Ahora, si tienen la suerte… o mala suerte… de ser liderados por estos seres todopoderosos, probablemente, en un desahogo, compartirán con sus cercanos que su jefe oscila desde el exhibicionismo, la grandiosidad, la insensibilidad y la frialdad con la misma facilidad con que cambia de corbata.

Son líderes autoritarios… indiferentes a las necesidades de sus subordinados… manifestando, abierta o encubiertamente, fuertes deseos de dominar… por lo que su círculo más cercano sufrirá con su orientación cambiante y actitud excluyente… que solo admite aduladores…

* * *

Coaching (semi) dioses

Estos líderes no aceptan voluntariamente un proceso de coaching, pues claramente no lo necesitan.

Si lo hacen, ya sea porque es un programa que se imparte en su organización –y simplemente les tocó o los obligaron a participar debido a una serie de reclamos-, harán todo lo posible para que el coach reafirme… cuan grandiosos son…

Una clásica estrategia es partir un proceso de coaching idealizando al coach, al coaching, a la empresa y a su equipo, logrando así minimizar al máximo las potenciales críticas. Cualquier error, reclamo o divergencia será “resignificado” –a su favor- y de cada barbaridad… sacará lo mejor.

También pueden asumir una postura en extremo analítica y cuestionadora, aprovechando la jerga del programa de liderazgo para transformar sus chascarros y exabruptos en notables instancias de aprendizaje, en invaluables oportunidades de crecimiento y en un ensanchamiento de su visión como líder.

Ni una bala

bullets

Los no tan sutiles aprovecharán esta instancia para compartir sus penas, rabias y dolores, pues pese a todos sus logros, sacrificios, resultados y metas… aún así… los critican.

¿Cómo se atreven?

¿Cómo puede ser?

¿Siempre quieren más?

En este escenario, estos líderes no tardarán en transformar a su coach en un gurú, pues por fin alguien es capaz de ver y valorar lo que verdaderamente son y gracias a esta mirada transformadora se replantearán construir o buscar un lugar donde sí los reconozcan, acepten plenamente y les permitan seguir creciendo.

Ahora, si ninguna de estas estrategias funciona, prepárense queridos coach, pues este cliente saltará al extremo de la devaluación total cuando sienta que en algún punto son atacados.

Aquí… lo mejor para la salud mental del coach… es que estos sujetos abandonen el proceso… pero es altamente probable que esto no pase… ya sea por la resistencia del coach a abandonar su rol, por las insistencias de la organización en que siga el proceso… y por la sed de venganza del narciso… que no te dejará irte así como si nada…

Lo ofendiste en el alma

Lo habitual es que estos líderes critiquen al coach, al coaching, al proceso… o a que simplemente ventile que él no necesitaba este apoyo… pues está varios pasos más adelante que sus colegas… y del mismo coach.

La sacaron barata

Ahora, si por esas extrañas casualidades de la vida se engancharon con este sujeto, y después de varias descalificaciones decidieron confrontarlo… con la realidad… lo más probable es que se arrepientan… pues se encontrarán con un coachee que en su foro interno les jurará no descansar… hasta vengarse de la afrenta.

Por fortuna, la mayoría de los colaboradores, pares y jefes de estos sujetos los conocen y es altamente probable que ustedes no sean su primera víctima, por lo que para su sorpresa, recibirán el aliento y apoyo de la organización.

El problema surge cuando estos sujetos son nuevos o han construido una poderosa red de influencia alrededor de su grandeza, pues aquí la virulencia de sus ataques y amenazas serán equivalentes a la magnitud de su omnipotencia y no se sorprendan si antes de cerrar la puerta este coachee les advierte que se encargará de que nunca más vuelvas a hacer coaching aquí… ni en la quebrada del ají…

Sí queridos coach… hay sujetos inmunes a toda la mercadotecnia del coaching… y a veces recibir los golpes de un narciso reactivo puede ser una eficaz forma de replantearse los límites del coaching y de ver, con mayor humildad, las posibilidades del cambio.

¡A entrenar!

Mike-Tyson-696x392

Advertisements

One thought on “Misión Imposible I: Coaching a Líderes Narcisos

  1. Pingback: Misión Imposible I: Coaching a Líderes Narcisos | Manual para Desorientados Blog

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s